PyMES: ¿Externalizar o desarrollar in house?

pymes-tercerizar-o-desarrollar-in-house
El debate entre tercerizar o desarrollar in house se pone en la mesa empresarial. Conoce las ventajas de ambos métodos y elige el ideal para tu compañía.

Todas las pequeñas y medianas empresas al momento de desarrollar un proyecto o producto se enfrentan a la importante decisión de tercerizar ese proceso o aplicar estrategias para desarrollar in-house.

La pandemia por Covid-19 ha llevado a los empresarios a buscar diferentes maneras de mantener a flote el negocio y una de esas ha sido aplicar sistemas de negocios que signifiquen un costo menor de operación.

Cada vez es más común poner sobre la mesa la discusión sobre tercerizar o desarrollar in-house y plantear estrategias de software y comerciales diferentes, con la finalidad de enfrentarse a todos los retos que ha implicado la pandemia los últimos años.

Cuando se trata de llevar a cabo un proyecto de software, hay muchas decisiones que giran en torno a esto. No solamente se trata del proyecto en sí, sino también de quiénes harán el trabajo y cómo podría implicar un costo menor de operación, pero manteniendo la calidad del servicio para sus proveedores y clientes.

Los cambios en la tecnología durante las últimas décadas han llevado a las empresas a plantearse todos los factores a tomar en cuenta para saber si les conviene más tercerizar sus proyectos o enfrentarlos de manera interna.

Según datos emitidos por el Observatorio Sectorial DBK de Informa, el sector de outsourcing en cuanto a tecnología se incrementó un 5,1% en España durante el 2020. El reporte resaltó que la principal razón de tercerizar este tipo de proyectos se debió al ahorro en costos y gastos.

Sin embargo, muchos proveedores y empresas se resisten a este tipo de estrategia de proyectos, pues manifiestan que es importante no solamente desarrollar sino retener la propiedad intelectual de la compañía para impulsar sus negocios.

Es en este punto donde tanto proveedores como clientes debaten y analizan todo el panorama en cuanto a sus razones para tercerizar o desarrollar in-house sus proyectos, siendo al parecer el factor costo el principal motivo de ambas partes.

Tanto el in-house como el subcontratación dependerá sin duda de la manera en cómo todas las partes involucradas perciben las áreas y posibilidades de mejora, así como también conocer muy bien el significado de ambos conceptos.

¿En qué consiste la tercerización?

La tercerización es conocida también como outsourcing, externalización o subcontratación. Consiste básicamente en dejar en manos de terceros o profesionales ajenos a la empresa, ciertas tareas o ejecuciones de proyectos, bien sea de tecnología o cualquier área.

Actualmente existen empresas especializadas y centradas en una sola actividad, por lo que se encargan de externalizar o tercerizar otros procesos, como los operativos o administrativos.

Un ejemplo claro de esto pueden ser aquellas empresas de alimentos, las cuales tienen como propósito principal producir o procesar los alimentos, pero dejan en manos de terceros o subcontratan otros servicios, para el empaque del producto y su transporte.

La tercerización o el outsourcing, es un modelo de negocio muy común en la industria de la tecnología de la información. Muchas empresas manejan la tercerización como una tendencia en la que dejan en manos de una compañía externa, todas las instalaciones, gestiones y mantenimiento de su red.

El proceso de desarrollo de software es muy importante tanto para pequeñas como para medianas empresas; implica la toma de decisiones muy relevantes y es fundamental saber quién realizará este trabajo. Por esta razón, tercerizar este desarrollo y trabajar con un agente externo se ha convertido en la primera opción para muchos empresarios.

Contratar un servicio de outsourcing básicamente le permite a la empresa contar con especialistas y profesionales externos que trabajarán en un proyecto determinado por un tiempo en específico para que el desarrollo del software culmine con éxito, sin descuidar la actividad primaria de la compañía.

Según datos del Ministerio del Trabajo en España a principios de 2020, la tercerización es más fuerte en el mercado laboral. Esto es un fenómeno que va creciendo durante los últimos años en diferentes industrias, como la de la construcción, manufactura, tecnología, software, entre otras.

La práctica de la tercerización dentro de una empresa, puede abarcar desde grandes proyectos, hasta incluso pequeños acuerdos con contratistas independientes, trabajadores temporales o freelancers.

Cuando se habla de tercerizar, generalmente se trata de subcontratar funciones o servicios secundarios para que la empresa pueda concentrarse plenamente en sus funciones principales.

La tercerización o el outsourcing sigue ganando importancia desde hace algunos años como una estrategia de negocio basada en la importancia de unificar toda su fuerza laboral y de tecnología en su objetivo principal para dejar en manos de otros sus objetivos secundarios. Esto, sumado a la adquisición de servicios más rentables.

La tecnología ha permitido que transferir procesos y proyectos a empresas externas sea mucho más fácil, puesto que gracias al internet y los nuevos softwares, los sistemas de logística y desarrollo se mantienen en constante evolución.

Desarrollar in-house: la otra cara de la moneda

Las estadísticas están evidenciando que tercerizar el desarrollo de software es la primera opción de la mayoría de las empresas; sin embargo, no es la única alternativa. Desarrollar in-house es la otra cara de la moneda en este tipo de procesos.

Cuando se habla de “in-house”, la empresa desarrolla sus propios sistemas, su propia estructura de red con sus programadores, profesionales y analistas internos. Al hablar de tercerizar, se usa el término “outsourcing”, cuando se trata de desarrollar in-house aplicaría el concepto contrario, “insourcing”.

El desarrollo in-house se refiere a todas las actividades u operaciones que se realizan con recursos y talento de la empresa, sin necesidad de recurrir a la tercerización. Con este sistema la compañía usa a sus propios empleados para llevar a cabo una actividad.

El in-house está relacionado al término “interno” y puede asociarse a cualquier actividad o proceso de la empresa, desde tareas jurídicas y comerciales, hasta desarrollo de tecnología y software; siendo este último el más asociado a este término.

Este tipo de método significa básicamente que todo el desarrollo de software queda en manos de los profesionales con los que ya cuenta la empresa. En este proceso, es la empresa la que elige cuál será su equipo de desarrollo interno, para realizar una tarea en específico.

Aunque la tercerización sigue tomando auge desde hace unos años en todos los sectores, muchas empresas siguen apegadas al in-house como método de desarrollo en cuanto software se refiere. Mucho de esto tiene que ver con el hecho de conocer de primera mano toda la información manejada.

La estructura en tecnología de cualquier empresa es fundamental y dependerá del desarrollo de software. El desarrollo in-house, aunque puede ser aplicado a cualquier sector, está estrechamente relacionado al software y al área tecnológica.

Puede parecer una explicación bastante genérica; sin embargo, el desarrollo de software in-house es el que realiza una empresa para ser usado en esa misma compañía.

Tercerizar vs. desarrollar in-house

Una vez que la empresa haya evaluado las necesidades y requerimientos de cada proyecto o desarrollo de software, es momento de tomar una decisión importante y elegir entre llevar desarrollar in-house o tercerizar la ejecución de este proceso.

¿Existe una manera correcta o incorrecta de hacerlo? Teniendo en cuenta que cada método tiene sus propias ventajas y desventajas, la respuesta a esa pregunta puede variar dependiendo del proyecto, el tipo de empresa, los proveedores, el campo en el que se desarrolla, sus necesidades y objetivos.

Tanto tercerizar como el desarrollo de software in-house pueden tener por separado debilidades y fortalezas que las empresas, junto a su equipo, deben estudiar para saber si la decisión más inteligente es trabajar internamente o subcontratar.

El avance de la tecnología exige el desarrollo de software especializado y con una ejecución innovadora y bien lograda para el beneficio de la empresa y de todo el equipo, independientemente de su actividad y campo.

La importancia de decidir entre un método y el otro se debe a que el software, sin importar si es una pequeña empresa o una gran compañía, es el núcleo de cualquier negocio en todas las áreas.

Factores positivos de la tercerización

Rentabilidad

Aunque a simple vista pueda parecer más costoso la subcontratación, cuando se trata de desarrollo de software es posible ahorrar mucho tiempo y eventualmente también dinero.

Contratar un equipo especializado en ese tipo de proyectos garantiza contar con profesionales de experiencia en el campo que tengan conocimiento amplio de todos los inconvenientes que pueden presentarse en el camino y resolverlos de inmediato.

El tiempo es dinero; por lo tanto, esto evitaría ir contratando más servicios a medida de que el proyecto se vaya desarrollando. Contar con más y mejores profesionales en el tema ahorrará muchos procesos administrativos que también cuestan dinero.

Involucrar al mejor talento

Al subcontratar una agencia o empresa de desarrollo de software, esta se encargará de evaluar bajo su experiencia y conocimiento a los especialistas involucrados en el proyecto, también de la contratación de ese grupo de talentos e incluso del proceso de pago.

Generalmente, al tercerizar este tipo de procesos, se garantiza que el equipo de desarrolladores no solamente tengan una experiencia previa en este tipo de trabajos, sino también proyectos previos con los cuales se pueda verificar sus conocimientos y reputación.

Probablemente la empresa tenga en su equipo interno expertos en la materia, pero subcontratar un servicio enfocado en algo específico podría significar mejores resultados.

Por ejemplo, quizás el equipo de mercadeo de la compañía sabe cómo manejar y ejecutar ciertas estrategias; sin embargo, en pro del proyecto, puede que sea necesario subcontratar a un servicio especializado única y exclusivamente en ventas a través de Amazon para cumplir con los objetivos en esa área.

Compromiso pleno con la actividad primaria de la empresa

Una de las razones por las que los empresarios prefieren tercerizar el desarrollo de software, es para hacer que su equipo esté enfocado exclusivamente en la principal actividad de la empresa.

La subcontratación permite que el equipo interno no tenga que dividirse entre este proyecto y sus funciones regulares para la empresa. De esta manera, el equipo sigue manteniéndose 100% operativo en sus funciones sin comprometer la productividad.

Ampliación o reducción del equipo de manera rápida

Una de las ventajas de tercerizar el desarrollo de software es que el equipo de trabajo se puede reducir o puede crecer en el momento que se necesite, sin procesos de captación o contratación por parte de la empresa.

La tercerización permite que el servicio de subcontratación se encargue de los nuevos ingresos y de procedimientos incómodos como los despidos, además de todo lo que implica administrativamente sin involucrar a la empresa.

Ventajas de desarrollar in-house

Fácil y rápida comunicación

Cuando el desarrollo de software se lleva a cabo de manera interna por el equipo, la comunicación fluye de manera natural y más rápida. Obviamente un equipo con años de experiencia en la empresa y trabajando juntos todos los días, crea una mejor camaradería y familiaridad con todos los procesos.

Factores como el lenguaje propio de la empresa y el código interno de los procesos no será problema cuando el desarrollo se lleva a cabo en casa. El equipo habla el mismo idioma y comparten todos los días el mismo contexto, por lo que la comunicación no sería una barrera.

Cultura organizacional

Nadie conoce mejor las necesidades de la empresa que sus propios empleados y desarrolladores. En este caso el desarrollo de software in-house lleva en sí una motivación mucho mayor para lograr los resultados esperados, ya que existe un sentido de pertenencia y un interés colectivo en alcanzar los objetivos.

Garantizar la supervisión y la calidad

Si los procesos de desarrollo se hacen con el equipo interno, puede resultar mucho más fácil aplicar las normas y procedimientos de calidad en cada fase del proyecto. Tener al equipo de desarrolladores cerca, facilita no solamente la supervisión, sino el cumplimiento de cada tarea o actividad de codificación.

Seguridad de la información

Los datos e información de una empresa son contenido valioso. Al desarrollar software mediante el método in-house, es posible tener un mejor control y resguardo de la propiedad intelectual de la compañía.

Al mantener estas operaciones en casa, es mucho más fácil controlar y monitorear la información de la empresa, reduciendo el riesgo de que se filtre o sea vulnerable en manos de agentes externos.

Las pequeñas y medianas empresas deben tener en sus manos todos los factores y posibles escenarios antes de elegir tercerizar o desarrollar in-house. No existe una opción correcta o incorrecta, la decisión está anclada a las necesidades de la empresa y sus objetivos.

Muchas empresas han optado por aplicar métodos mixtos, combinando ambos sistemas. Esto con la intención de tener un equilibrio y poder sacar todo el potencial a lo mejor de la tercerización y lo mejor del desarrollo in-house, en pro de la compañía, clientes y proveedores.

La página web www.cerembs.co utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir