¿Puede el trabajador viajar estando de baja médica?

¿Puede el trabajador viajar estando de baja médica?
En éste artículo ✅ se explica con detalle cuál es la jurisprudencia española hoy con respecto a la posibilidad de viajar cuando se está de baja médica.

La posibilidad de realizar un viaje siempre es interesante, pero surge la pregunta de si esto es posible cuando se está en situación de baja médica. No en vano, no hay que olvidar que el subsidio se percibe cuando una persona no está en condiciones de realizar la actividad laboral para la que ha sido contratada.

Como la persecución del fraude es uno de los objetivos de las empresas y la Seguridad Social, convendrá acotar cuáles son los límites de esta posibilidad y qué causaría extinción de la baja.

En el artículo se indican con más detalle los casos en los que es posible viajar estando de baja y cuándo eso es objetivamente incompatible con seguir cobrando la prestación. Finalmente, se darán consejos para que el uso de esta posibilidad sea el adecuado. Uno de los retos es eliminar el fraude para que no se pierdan recursos por no saber utilizar este recurso como corresponde.

¿Es compatible viajar y cobrar el subsidio de baja médica?

La respuesta simple a esta pregunta es porque las causas de extinción del subsidio no están directamente relacionadas con este punto, según lo que establece el artículo 175 de la Ley General de la Seguridad Social. Nada dice este artículo de que no se pueda viajar por motivos de ocio y ha sido la jurisprudencia la que ha cubierto los huecos de la Ley General de la Seguridad Social y el Estatuto de los Trabajadores.

Hay situaciones en las que viajar no solo es neutro para la recuperación de la persona sino que, incluso, puede ser beneficioso según el facultativo que estudie el caso con detenimiento sopesando los pros y los contras de cada persona. El supuesto más conocido es el de las bajas por depresión, puesto que realizar un viaje puede servir para que la persona desconecte de su malestar y se recupere.

En estos casos, no se podría sancionar a la persona por salir de su residencia porque se entiende que está realizando una actividad que favorece su mejora de salud. El viaje es un instrumento que, bien utilizado, forma parte de los consejos que se dan a una persona para estar mejor y poder reincorporarse antes al puesto de trabajo.

Ahora bien, hay que señalar que no siempre es lícito viajar si se está de baja, y que el principal criterio que debe tenerse en cuenta es el estado de la persona y la interferencia que pueda realizar. Realmente, sería un error no valorar esta cuestión porque hay casos en los que es materialmente imposible que unas vacaciones sean positivas para la recuperación de una lesión. Por tanto, hay que tener precauciones a la hora de valorar una salida del lugar habitual de residencia, tanto más cuanto más lejana sea.

Por consiguiente, y como principio general, puede afirmarse que viajar es compatible con percibir el subsidio de una baja temporal durante el tiempo que esta dure, siempre y cuando se sigan unas determinadas pautas. Eso sí, hay una serie de límites que han de tenerse en cuenta para que en el futuro no haya ningún tipo de problema.

Límites a la posibilidad de viajar

Si bien está autorizado viajar, hay algunos límites a esta posibilidad que han de conocerse bien para evitar problemas a la hora de seguir percibiendo una prestación por incapacidad temporal. Cualquiera de estas cuestiones es de obligado cumplimiento, y no seguirlas puede provocar la consideración de que la persona está cometiendo un fraude.

En primer lugar, es preceptivo avisar al médico de que va a hacerse el viaje para que lo autorice si lo estima procedente según su criterio facultativo. En ningún caso podrá iniciarse un viaje si el médico de cabecera o de la mutua encargado de tramitar la baja lo prohíbe. Su criterio tendrá siempre validez ante un tribunal y, por lo tanto, es obligatorio atenerse a aquellas indicaciones que realice, tanto sobre las circunstancias como sobre la duración.

En segundo lugar, es preciso acreditar que las actividades del viaje no sean incompatibles con el proceso de recuperación de la persona o de la zona dañada. Si viajar puede resultar perjudicial o retrasar la recuperación, debería evitarse por ir en contra de la razón de ser que tiene una baja por incapacidad temporal. Aunque el criterio que va a prevalecer es el del médico, convendría tener en cuenta esta cuestión con carácter preventivo.

Finalmente, una obligación irrenunciable es asistir a las revisiones que marque la Seguridad Social, que serán notificadas con un mínimo de 4 días hábiles; más allá de este plazo, la Administración no está obligada a notificar lo que va a hacer. Además, tampoco está obligada a cancelar una revisión por viaje si no lo considera oportuno. En la práctica, esto supone que la baja no es un momento propicio para realizar un crucero o un viaje transcontinental.

En la práctica, viajar por ocio estando de baja es una opción muy acotada y. además, si se lleva a cabo exige estar localizable para no tener una revisión sorpresa a la que no pueda acudirse. No hay que olvidar que la Seguridad Social no está obligada a posponer las revisiones ni a notificarlas con antelación superior a la indicada antes.

Transgresión de la buena fe contractual

El principio más elemental que debe tenerse presente es el de buena fe contractual. No en vano, si se transgrede este principio puede darse motivo a la extinción de la baja médica que, incluso, podría hacerse extensiva al contrato suscrito en su día con el empleador. De hecho, el Estatuto de los Trabajadores incluye este supuesto como causa de sanción o despido procedente. De hecho, se han dado casos en los que viajar sin permiso para ello ha permitido demostrar un fraude de ley.

Como regla base, una persona no puede salir de viaje si ello acarrea una dificultad, de mayor o menor grado, para su recuperación. De hecho, ni siquiera podría desplazarse en moto en caso de tener dañadas las vértebras cervicales porque el Reglamento de Circulación le obligaría a ponerse un casco.

El propósito de una baja laboral es ser solo utilizada por aquellas personas que realmente la necesitan y durante el periodo de tiempo estrictamente necesario para la recuperación. Lo que en ningún caso está permitido es el fraude de ley, consistente en utilizar este derecho para no trabajar cuando se está en condiciones de hacerlo. Es imperativo tener en cuenta estos conceptos para que no haya ningún problema a medio o largo plazo y actuar de forma razonable.

Evidentemente, una persona que está realizando actividades cotidianas compatibles con el desempeño de su actividad laboral no debería estar de baja. Unas vacaciones para hacer puenting o rafting cuando se ha alegado algún tipo de problema físico persistente para causar baja no parecen compatibles. En este punto, conviene recordar que son muchas las empresas que para demostrar la falsedad de algunas bajas de este tipo contratan los servicios de detectives privados.

¿Es recomendable viajar estando de baja?

Si bien es posible viajar estando de baja, lo que se impone en estos casos es aplicar el sentido común. Una persona que esté de baja por depresión puede necesitar viajar para desconectar o salir del bucle, de manera que en estos casos puede ser el propio médico quien se lo aconseje. Ahora bien, nunca debe viajarse si no se dispone de una autorización expresa; lo más prudente es evitar cometer un fraude de ley.

No es lícito viajar para sustituir el tiempo laboral por vacaciones, dado que la legislación ya prevé que los días de asueto que corresponden son respetados si el trabajador ha estado de baja para su disfrute una vez reincorporado a sus quehaceres. Si este es razonable a la hora de elegir la posibilidad de viajar y sigue todas las normas que dicta el protocolo, no debería haber ningún problema.

Conclusión

El viaje no es, per se, una cuestión problemática a la hora de seguir recibiendo una prestación por baja temporal; más bien, lo son las circunstancias que lo rodean. Solo está admitido hacerlo si no resulta incompatible con la recuperación de la persona involucrada; además, no está exenta de presentarse a todas las revisiones médicas a las que la cite la Seguridad Social. Hay que hacer hincapié en que esas vacaciones nunca pueden sustituir al cumplimiento ordinario de la actividad laboral.

Las empresas tienen cuidado de que los viajes no les hagan perder dinero porque muchas veces son el motivo que demuestra que una baja médica no tiene razón de ser. Por ese motivo, no es raro que contraten los servicios de agencias de detectives privados para comprobar si un trabajador está fingiendo dolencias físicas que, en teoría, serían incompatibles con su actividad laboral habitual. La picaresca de algunos ha tenido mucha influencia en el hecho de que sea necesario valorar de forma puntual este tipo de situaciones.

Como conclusión, puede afirmarse que los viajes de ocio en situación de baja temporal están permitidos casi siempre en el supuesto de la depresión; en otros casos, será preciso estudiar con más detalle su compatibilidad. Por tanto, conocer la legislación laboral es importante para no tener problemas en el futuro.

Formación relacionada

Comentarios (2)

Responder

cxanelo.785l

Enviado el

Responder

Eliezer

Enviado el

¿Podrían indicar en que artículo del BOE se registra que es posible viajar al extranjero estando de baja?
Necesito saberlo y no lo encuentro. Gracias

La página web www.cerembs.co utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir