Prestaciones no contributivas

Dentro del sistema de la Seguridad Social cuando, además de los requisitos particulares de cada prestación, se está afiliado y en alta o situación asimilada se tiene derecho, al sobrevenir la situación protegida, a prestaciones como asistencia sanitaria, desempleo, fallecimiento, incapacidad permanente, incapacidad temporal, jubilación, paternidad, prestaciones familiares, etc.

Estas prestaciones vienen vinculadas generalmente a un periodo mínimo de cotización por ejemplo las prestaciones de desempleo se ha de tener cubierto un período mínimo de cotización de 360 días dentro de los 6 años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar, las prestaciones de incapacidad temporal, salvo que se trate de accidente de trabajo que no requiere cotización, se necesitan 180 días cotizados dentro de los 5 años anteriores.

No obstante, aquellas personas carentes de recursos económicos suficientes, esto es, en estado de necesidad que no han cotizado nunca o lo han hecho por tiempo insuficiente para causar derecho a las pensiones del nivel contributivo, sin perjuicio de las ayudas que puedan establecer la administración local o autonómica, tendrán derecho a lo que se denomina prestaciones no contributivas.

Asistencia sanitaria

Para acceder a los servicios o conjunto de servicios preventivos, diagnósticos, terapéuticos, rehabilitadores y de promoción y mantenimiento de la salud dirigidos a los ciudadanos, es decir a la asistencia sanitaria con cargo a los fondos públicos de las administraciones competentes, las personas titulares de los citados derechos deberán encontrarse en alguno de los siguientes supuestos:

  1. Tener nacionalidad española y residencia habitual en el territorio español.
  2. Tener reconocido su derecho a la asistencia sanitaria en España por cualquier otro título jurídico, aun no teniendo su residencia habitual en territorio español, siempre que no exista un tercero obligado al pago de dicha asistencia.
  3. Ser persona extranjera y con residencia legal y habitual en el territorio español y no tener la obligación de acreditar la cobertura obligatoria de la prestación sanitaria por otra vía.

Aquellas personas que no tengan derecho a la asistencia sanitaria con cargo a fondos públicos, podrán obtener dicha prestación mediante el pago de la correspondiente contraprestación o cuota derivada de la suscripción de un convenio especial.

Jubilación no contributiva

Los beneficiarios de una jubilación no contributiva deben cumplir los siguientes requisitos: 

  1. Haber cumplido 65 años, pues no existe la jubilación no contributiva anticipada.
  2. Carecer de rentas o ingresos suficientes: el nivel personal de rentas o ingresos brutos del beneficiario, en cómputo anual no puede superar determinado límite legal coincidente con el importe anual de la pensión de invalidez no contributivas. Subsidiariamente cuando el solicitante conviva en un mismo domicilio con varias personas hay que considerar la posible existencia de una unidad económica de convivencia.
  3. Residencia legal en España. La conservación de la prestación se supedita al mantenimiento de la residencia española.
  4. Acreditar en el momento de la solicitud un período mínimo de residencia legal de 10 años en España, entre la edad de 16 años del beneficiario y la del devengo de la pensión. 2 de esos 10 años, deben específicamente ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la solicitud de la pensión.

Invalidez no contributiva

Tienen derecho a la pensión de incapacidad, en esta modalidad, las personas que cumplan los siguientes requisitos: 

  1. Ser mayor de 18 y menor de 65 en la fecha de solicitud.
  2. Residir legalmente en territorio español, durante más de 5 años; 2 de los cuales han de ser inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la pensión.
  3. Estar afectados por una discapacidad o enfermedad crónica, en grado igual o superior al 65%. Igual consideración tienen las personas que judicialmente hayan sido declaradas incapaces.
  4. Carecer de rentas o ingresos propios suficientes. Aunque el solicitante carezca de ingresos propios, si convive con otras personas en una misma unidad económica, se suman los ingresos de todos los integrantes de la unidad económica.

La calificación del grado de discapacidad responde a criterios técnicos unificados, fijados mediante los baremos descritos en el Real Decreto 1971/1999, de 23 diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad. y serán objeto de valoración tanto las discapacidades que presente la persona, como, en su caso, los factores sociales complementarios relativos, entre otros, a su entorno familiar y situación laboral, educativa y cultural, que dificulten su integración social. El grado de minusvalía se expresará en porcentaje.

Se es persona con discapacidad cuando se alcanza un grado de discapacidad igual o superior al 33%

A quienes son pensionistas de la Seguridad Social por incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, o pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad; se les considera con el grado de discapacidad del 33% pero solo a los efectos previstos en la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

Nacimiento o adopción de hijos

Se tiene derecho a esta prestación no contributiva cuando no perciban ingresos anuales superiores al límite establecido para la asignación por hijo a cargo y cuando el nacimiento o la adopción se produzca: 

  • En familias numerosas, tanto si ya lo son, como si acceden a esta condición por el nuevo nacimiento o adopción; 
  • En unidades familiares monoparentales, entendiendo por tal la constituida por un solo progenitor con el que convive el hijo nacido o adoptado y que constituye el sustentador único de la familia; 
  • cuando la madre sea una persona que tenga reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 65%, o si judicialmente ha sido declarada incapaz.

La prestación económica consiste en un pago único por cada hijo de: 1.000 Euros.

Otras prestaciones familiares no contributivas

Otras prestaciones familiares de la Seguridad Social, en su modalidad no contributiva, consistirán en:

Una asignación económica por cada hijo menor de dieciocho años o mayor de dicha edad y que esté afectado por una discapacidad en un grado igual o superior al 65 por ciento, a cargo del beneficiario, cualquiera que sea la naturaleza legal de la filiación, así como por los menores a su cargo en régimen de acogimiento familiar permanente o guarda con fines de adopción.

El causante no perderá la condición de hijo o de menor a cargo por el mero hecho de realizar un trabajo lucrativo por cuenta propia o ajena siempre que continúe viviendo con el beneficiario de la prestación y que los ingresos anuales del causante, en concepto de rendimientos del trabajo, no superen el 100 por cien del salario mínimo interprofesional, también en cómputo anual.

Una prestación económica de pago único por parto o adopción múltiples.

Se tiene derecho a esta prestación cuando el número de nacidos o adoptados en España sea igual o superior a dos.

Como todas las prestaciones no contributivas es necesario que no perciban ingresos anuales, de cualquier naturaleza, superiores a la cuantía que anualmente establezca la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado.

La página web www.cerembs.co utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir