Desistimiento: ¿evita per se una ulterior acción?

Desistimiento: ¿evita per se una ulterior acción?
El desistimiento es una forma de dar por finalizado un proceso judicial que es requerida por el demandante. En el artículo se ahonda sobre esta acción

A la hora de interponer una demanda laboral, una de las opciones que se presentan ante el trabajador es solicitar un desistimiento del proceso judicial. Esto puede ocurrir por múltiples razones e implica la finalización del litigio entre las partes.

En ocasiones, pueden surgir cierto tipo de dudas acerca de este desistimiento y de sus efectos, como, por ejemplo, si después de desistir en un caso, se puede volver a denunciar. Estas y otras dudas y cuestiones serán resueltas en este artículo. 

¿Qué es el desistimiento?

Es un acto procesal que lleva a cabo la persona demandante para ponerle fin al proceso judicial. Mediante este acto, el demandante expresa su deseo de abandonar el proceso que ha iniciado, quedando este incompleto sin que se dicte una sentencia. Esta petición no afecta al derecho subjetivo material. 

Así pues, esta acción hace que la demanda interpuesta quede imprejuzgada, ya que no se habrá manifestado ningún tipo de pronunciamiento en sede judicial sobre la misma.

Por ello, en caso de que el trabajador lo quisiera, podría volver a proponer un juicio posteriormente entre las mismas partes y por el mismo motivo. Por tanto, la primera duda y la más común acerca del desistimiento, que es la de si se puede volver a denunciar posteriormente, queda resuelta. 

Esto se debe a que el hecho de desistir no significa que se le esté dando una solución al problema que tienen ambas partes entre sí.

Por el contrario, al desistir de un juicio, se está poniendo fin al proceso comenzado, sin que se obtenga una resolución de fondo. Por tanto, en caso de que el problema volviese a darse, el demandante seguiría teniendo su derecho pleno a denunciar y comenzar un nuevo proceso. 

Tipos de desistimiento

Según la Ley de Enjuiciamiento Civil se reconocen dos tipos de desistimientos. 

1. Desistimiento unilateral: este hace referencia al que se lleva a cabo por parte del demandante y puede darse en tres momentos.

El primero de ellos es antes de que el demandado se haya emplazado para contestar a la demanda. El segundo momento es cualquiera del proceso, si el demandado es declarado en rebeldía y, por último, en la fase de recursos. 

2. Desistimiento bilateral: en este caso, el demandante propone el desistimiento y este escrito es trasladado al demandado. Así, si el demandado no manifiesta que está en contra de acabar con el proceso judicial en un plazo de diez días, este se hará efectivo.

En caso de que el demandado sí muestre su oposición, el juez del caso resolverá lo que estime oportuno en cuanto a la continuidad o no del proceso en curso. 

¿Cuándo puede pedirse la finalización del proceso social judicial?

Existen multitud de momentos en los que el demandante puede pedir la finalización del proceso y esto puede estar motivado por diferentes circunstancias. 

La primera de ellas y la más común es que las partes lleguen a un acuerdo. Si el demandante y el demandado consiguen acordar un pacto, el demandante deberá hacer uso del desistimiento para paralizar y acabar con el proceso. 

También puede ocurrir que un trabajador haya denunciado por despido improcedente a su empresa y esta decida readmitirle para evitar un juicio. En este caso, las pretensiones del demandante habrán sido satisfechas y continuar con el litigio no tendría razón de ser. 

Otro caso podría darse si el demandante viera que sus acciones legales no van a tener un término deseable para él. En este caso, si lo hace dentro de los plazos estipulados, podría paralizar el proceso y evitar las consecuencias que le vendrían dadas por una sentencia.

No obstante, el hecho de desistir tiene una serie de efectos que serán explicados en profundidad a continuación. 

La impuntualidad o ausencia pueden ser motivos para que se desista de la acción judicial

Por último, existe otro momento en el que puede darse un juicio por desistido. Si el demandante no se presenta de manera puntual a la cita para el juicio y no avisa de su impuntualidad o del motivo por el cual le es imposible personarse para celebrar el juicio con antelación, el tribunal le dará por desistido. 

De esta manera, se lleva a cabo el juicio sin que el demandante esté presente y el juez da su sentencia con normalidad. Esto ocurre debido a que el hecho de no acudir a la vista del juicio implica que la persona está cometiendo un abandono de la acción. Por tanto, el proceso social se dará por finalizado. 

Procedimiento para detener la acción judicial

Para desistir del procedimiento existen una serie de pasos a seguir que hay que conocer para que esta acción sea válida. En primer lugar, es necesario saber que el demandante puede pedir que el caso se desista en cualquier momento de la primera instancia, en sede de recursos o en ejecución de sentencia. 

El único momento en el que no se puede hacer esta petición es aquel en el que justo va a firmarse la sentencia o una vez que esta ya está firmada. Esto se debe a que una vez que la sentencia va a firmarse o ya se ha firmado, esta deberá llevarse a cabo, por lo que el proceso judicial ya estará finalizado y pedir que se anule sería conceptualmente imposible. 

Otro dato importante a saber es que la petición para desistir de un proceso social puede hacerse de forma escrita u oral. Además, también se ejecuta cuando el demandante no se presente a la vista del juicio, como ya se ha explicado anteriormente.

Este requerimiento de finalización exige poder especial del procurador o, en su defecto, la ratificación de la parte autora. 

En caso de que el proceso se clasifique como un liticonsorcio pasivo necesario el desistimiento no será aceptado si todas las partes no están de acuerdo con el mismo. Esto no afecta al liticonsorcio voluntario en el que esta petición funciona como en cualquier otro tipo de juicio. 

Efectos del desistimiento

​Cuando se lleva a cabo una petición para desistir de un proceso judicial se producen una serie de efectos que se deben tener en cuenta antes de llevar a cabo dicha petición. 

Pago de las costas del juicio

En un principio y según la teoría, se entiende que cuando se da el desistimiento de un proceso jurídico no existe una solución al caso y, por tanto, no hay un vencedor ni un vencido. Por tanto, y siguiendo esta premisa, no debería exigirse el pago de las costas del juicio ni al demandante ni al demandado. 

No obstante, esto no es así. Por el contrario, el legislador procesal civil opta por condenar al demandante a pagar las costas del juicio. Esto es justificado en el hecho de que el demandante es quien decide comenzar el proceso jurídico con todas las costas que esto conlleva. Por tanto, si él decide finalizar el mismo, tendría que responder ante estos gastos debido a que ha sido quien los ha propiciado. 

En el caso de que la aplicación de la petición para desistir del proceso tenga que ser aceptada también por la parte demandada y esta lo haya aceptado, las costas del juicio no serán imputadas a ninguna de las dos partes. En caso de que el demandado no acepte y sea el juez quien decida que el juicio queda desistido, las costas se le imputarán al demandante como se explica en el párrafo anterior. 

Por último, en el caso de que el juicio se desista antes de que se hayan generado gastos derivados del proceso, el juez no se pronunciará acerca de estas cosas y el demandante estará exento del pago debido a que no hay nada que pagar. 

El trabajador debe estar seguro de pedir el desistimiento

Realmente, pocas personas son conscientes de la cifra que puede alcanzar el pago de las costas de un juicio. Sin embargo, estas pueden ser bastante altas. Por ello, en el caso de que un trabajador comience un proceso social judicial en el que demande a su empresa, debe estar seguro de dos cosas.

La primera de ellas es que no hay una vía no judicial para solucionar el problema. Es decir, que la empresa se haya negado a llegar a un acuerdo privado con el trabajador y por esto la única opción que le quede sea la de denunciar. 

En segundo lugar, si una vez que comience con el litigio la empresa manifiesta su intención de llegar a un acuerdo y eludir así este proceso, el trabajador deberá valorar aceptarlo y retirar la denuncia interpuesta. Es decir, si por ejemplo, se trata de una denuncia por despido improcedente y la empresa decide readmitir al trabajador, este debe pensar que posiblemente tendrá que pagar unas costas. 

Así pues, debe estar seguro de que puede afrontar el pago que le supone el desistimiento antes de decidirse a llevarlo a cabo. Y, sobre todo, valorar si le resulta mejor acabar el proceso o seguir adelante y que sea la sentencia del juez la que dicte qué tendrá que hacer la empresa. 

Formación relacionada

Comentarios (1)

Responder

Mario

Enviado el

Es buno el tema y varios de los abogados en representacion patronal, llegamos a un acuerdo y se presenta el desistimiento liso y llano sin la espera del auto y la resolucion de la Sala Especial de la Junta de Conciliacion en relacion a los gastos y costas de la litis. Llevemoslo a cabo de acuerdo a lo que cita la Ley vigente en cualquier via judicial.

La página web www.cerembs.co utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir