¿Cuánto vale tu empresa por DCF?

¿Cuánto vale tu empresa por DCF?
Valoración del descuento de flujo de caja para una empresa o un proyecto de la misma y cuáles son sus ventajas e inconvenientes en la vida práctica

La valoración de una empresa se hace a través del DCF. Estas siglas significan en inglés Discounted Cash Flows, que es lo que conocemos como la técnica de descuento de flujos de caja o método de flujos descontados. El valor también puede recaer sobre el proyecto y no únicamente sobre la empresa en su totalidad.

Discounted Cash Flows (DCF) y cómo calcularlos

A menudo las nuevas empresas se preguntan el por qué de la importancia de utilizar el descuento de flujos de caja. Para comenzar, se debe mencionar que los DCF son utilizados para estimar el valor que tiene los flujos de fondos futuros en un momento concreto cuyo resultado se descuenta a un número posterior, siendo este una tasa en la cual se muestra el verdadero coste de capital que se haya aportado.

Para ello, lo primero que debe hacerse es conseguir la obtención del flujo de caja libre del cual disponga la compañía y sobre él se debe proyectar cuál podría ser el crecimiento para el período de los siguientes cinco años.

Si bien dicho número no tiene por qué ser fijo, pues su variación puede darse según las inversiones que la empresa lleve a cabo. Además de que el crecimiento puede ir cambiando según el año.

La necesidad de su cálculo se debe a que los flujos en distintos períodos de tiempo, que se refieren a los fondos, no se pueden comparar de una manera directa. Y es que no es igual la cantidad de dinero que físicamente se tiene que la que se obtiene de forma abstracta mediante una especulación de los datos con los que se cuenta.

Un ejemplo práctico de como calcular el descuento de flujos de caja es el siguiente. Si el primer año tuviéramos un flujo de caja valorado en un número 100 y el crecimiento hubiera sido del 5 %, el total sería de 105. Este número es el flujo de caja libre.

Más tarde, es necesario que la empresa calcule cuál es el coste de capital, también conocido como tasa de descuento. Para ello, un ejemplo llevado a la práctica sería tomar como referencia un año y en él realizar la división del flujo de caja con un porcentaje aplicado de crecimiento.

El resultado debe dividirse a su vez por la suma del número 1 más la tasa de descuento que previamente se ha calculado, elevado al mismo tiempo al año que toque dentro del período. Si es el primer año será elevado a uno. Una vez estén todos los resultados ya calculados deben sumarse para obtener el descuento de flujos de caja (DCF).

El proceso para calcular el descuento de flujos de caja o DCF cuenta con dos impedimentos de gran gravedad: el primero de ellos es el análisis que se realiza sobre el flujo de liquidez, debido a que es muy usado dentro del sector de las finanzas corporativas para valuar diversos activos o bien proyectos de inversión.

Los resultados que se dan son muy susceptibles a las previas estimaciones que se hayan generado para la obtención de las variables.

Por otro lado, la técnica más utilizada para la valoración de las empresas es la que se conoce en el ámbito empresarial como Enterprise Approach. Este método, se utiliza mediante la búsqueda del valor del patrimonio neto de una compañía en cuanto valor de los diversos activos operativos de dicha empresa.

El resultado que surja es el que luego debe restarse al valor de las deudas, a su vez sumado a lo que valen el resto de activos que no resultan operativos. Los activos operativos deben calcularse a través del cálculo del valor concreto de ese momento de los respectivos flujos de fondos, al igual que ocurre con las deudas.

Estos se encuentran descontados previamente a algunas tasas que muestran el diverso riesgo de cada flujo de caja. El resultado, por tanto, de este valor de los activos que están operativos se consigue, en conclusión, del proyecto de flujos fe fondos futuros que se está esperando que la compañía obtenga sin ningún otro que esté vinculado a otros aspectos financieros, como intereses o dividendos, entre otros.

Retomando pues, los anteriores cálculos explicados, se resume que para el cálculo del Discounted Cash Flows, una vez que se debe seguir la siguiente fórmula. DCF es igual a CF1 dividido entre la suma de (1+WACC)^1.

El resultado debe sumarse a CF2 dividido entre la suma de (1+WACC)^2 y así sucesivamente si hubiera más años, pues el número de elevación muestra los mismos. El resultado que se de será el flujo de caja libre WACC o lo que es igual, la tasa de descuento.

Qué refleja el modelo de Discounted Cash Flows

El método mencionado refleja cuáles son los fondos que se han generado por las diversas operaciones de una compañía por parte de aquellos que sean los proveedores de capital. Dichos proveedores serán tanto los accionistas de la empresa como los prestamistas de la misma.

El método de descuento de flujos de caja es una de las técnicas que se utilizan para calcular el valor de las empresas o, en su caso, de proyectos aislados.

Se debe tener en cuenta que mediante su uso, se llevan a cabo estimaciones de DCF futuros. Y, por tanto, cabe la posibilidad de que finalmente cuando llegue el momento, la correspondencia con la realidad no sea completamente fiel por cualquiera de los dos lados, que el resultado se haya quedado corto o bien que se haya sobrepasado.

Por último, se debe señalar que el Discounted Cash Flow podría resultar más fiel a la realidad en el caso de compañías que sean estables.

Por ejemplo, las empresas que se dedican a la aportación de servicios más básicos como electricidad o agua. Al contrario de lo que suele ocurrir con las menos estables, cuyos resultados son más complicados de predecir, además de ser muy volátiles.

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes del método de descuento de flujos de caja?

Lo último que debe señalarse, una vez que se ha mostrado cómo llevar a cabo el cálculo del descuento de flujos de caja, es que dicho método puede tener tanto ventajas como inconvenientes importantes que, en todo caso, deben tenerse en cuenta.

En primer lugar, entre las primeras de sus ventajas se encuentra que la técnica tiene en consideración cuál es el valor que tiene el dinero a lo largo del tiempo, incorporando a su vez el factor de riesgo en dicha estimación de la valoración.

Además, no solo posibilita cuál es la valoración de las diferentes actividades de la empresa, sino que también tiene en cuenta las diversas capacidades de la misma para poder o no generar su propia caja en un momento futuro. Igualmente, la estimación de cuál es el calor de la compañía, permite que sea llevada a cabo incluso sin haber tenido previas operaciones que sean susceptibles de comparación en el mercado.

Por otro lado, también existen inconvenientes que ya se han ido mencionando a lo largo del desarrollo del cálculo de descuento de flujos de caja. Así es que este método es demasiado sensible a cuál es la tasa de descuento, la cual no es totalmente tangible y por tanto, es difícil de determinar.

La empresa podría finalmente sobrepasarse o quedarse corta en su estimación. A su vez, esto hace que se aumente el nivel de dificultad de proyectar cuáles son los resultados según vaya pasando el tiempo.

Aspectos claves en el descuento de flujos de caja

En conclusión, en el descuento de flujos de caja estimado para el futuro es necesario saber que se están calculando unas hipótesis concreta relacionadas con el crecimiento de la empresa y su inversión.

Se debe tener en cuenta el cálculo a realizar sobre el valor residual de la compañía según el DCF anterior, para lo cual se aplicará una tasa de crecimiento en base a una perpetuidad. Y también, el cálculo de la tasa para el descuento sirve para la actualización tanto de los flujos de caja como del valor residual.

Para ello se toma como base el coste de los propios recursos de la empresa, así como de los ajenos a ella. Más tarde, la suma de todos los descuento de flujos de caja y de los valores residuales que se han calculando, darán como resultado el valor que tiene la empresa por DCF o bien, un proyecto de ella.

De este modo, el método que se utiliza para valorar por Discounted Cash Flows es aquel que atiende al resultado de los cálculos de los flujos de caja que una compañía por sí misma, es capaz de generar. Por ello es una de las técnicas más importantes y más utilizadas en la actualidad.

Al menos es uno de los modelos que más han aceptados los expertos a la hora de la obtención de la valoración de la compañía, aún cuando, como se ha dicho, su cálculo se encuentre basado en una hipótesis futura sobre la capacidad que tiene una compañía de generar riqueza en un concreto período de tiempo.

Formación relacionada

La página web www.cerembs.co utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir