Contrato a tiempo parcial: puedo solicitar paro

Contrato a tiempo parcial: puedo solicitar paro
Muchas personas, en innumerables ocasiones han de enfrentarse a situaciones de reducción de jornada o incluso de desempleo y no saben cómo funciona el paro

En estos momentos en los que encontrar y mantener un empleo es cada vez más complicado, no es difícil encontrar a personas que en innumerables ocasiones han de enfrentarse a situaciones de reducción de jornada o incluso de desempleo. Aun así, son todavía muy pocas las que conocen a la perfección el tipo de prestación que les corresponde en cada momento y cómo afectan las distintas situaciones a su cotización.

¿Puede una persona que no esté en situación de desempleo cobrar el paro?

Cuando una persona que está en situación de desempleo tiene la opción de comenzar a trabajar, se abren un par de opciones entre las que se debe decidir. Una de ellas consiste en interrumpir la prestación durante la duración del nuevo contrato. Aunque es interesante conocer de primera mano si será posible volverla a cobrar cuando finalice el mismo.

La segunda de las opciones consiste en compatibilizar el cobro del paro con llevar a cabo un trabajo de media jornada o trabajos eventuales, pero para ello hay que cumplir una serie de requisitos.

La conciencia y la norma general dicen que es incompatible trabajar y cobrar el paro. No obstante, la realidad actual es diferente a esto, ya que se puede cobrar una prestación por desempleo y realizar un trabajo a tiempo parcial o estar desarrollando diferentes trabajos esporádicos y no perder el derecho a percibir la prestación contributiva.

Una de las normativas más importantes de las restricciones que se han de tener en cuenta a la hora de querer cobrar el paro y poder realizar trabajos esporádicos, es que estos trabajos se lleven a cabo por cuenta ajena. Es decir, no es posible cobrar el paro si al mismo tiempo una persona desempeña una actividad profesional por cuenta propia. Esto es totalmente incompatible.

Por lo tanto y teniendo esto en cuenta, será necesario que exista un contrato mediante el cual se establezca una relación laboral entre el empleador y el parado. Además de esto, para poder percibir esa prestación y realizar la actividad, el contrato establecido debe ser siempre a tiempo parcial. Eso quiere decir que la actividad no puede ocupar toda la jornada laboral del parado. Si se diese esta circunstancia, se dejaría de percibir la prestación.

Los dos supuestos que contempla el SEPE, Servicio Público de Empleo Estatal, (antiguamente denominado INE), tienen también en cuenta las diferencias entre aquellas personas que perciben una prestación a nivel contributivo y quienes cobran una prestación a nivel asistencial.

Prestación a nivel contributivo

De forma general se puede decir que podrán seguir cobrando esta prestación quienes tengan dos trabajos a tiempo parcial y pierdan uno de ellos, quienes hallen un trabajo a tiempo parcial, o quienes pasan de un contrato de tiempo completo a otro de tiempo parcial. De hecho, esta última fórmula es de la que se valen muchas empresas en los últimos años como consecuencia de la crisis.

En función de la duración del contrato se pueden identificar algunas diferencias. Así, por ejemplo, si la duración del mismo es inferior a 360 días se podrá reanudar la prestación. En cambio, si es de cinco días más, es decir, a partir de 365 días, la persona tendrá que elegir entre reanudar en el cobro de la prestación tal y como la estaba percibiendo hasta la celebración de ese contrato, o solicitar una nueva prestación por el nuevo período en el que ha estado cotizando.

Con todo ello, y pese a que hay que tener en cuenta la compatibilidad que existe, aceptar un trabajo a tiempo parcial va a repercutir en la cuantía de la prestación percibida. Con esto se quiere decir que la cuantía disminuirá proporcionalmente a la jornada trabajada o, dicho de otra manera, que tan solo se cobrará el paro correspondiente al porcentaje de la jornada. Se puede entender mejor con este ejemplo:

Una persona cobra una prestación por desempleo de 1000 euros y encuentra un trabajo de cuatro horas diarias. A partir de ese momento, percibirá de prestación una cuantía de 500 euros porque 4 horas viene a ser el 50 % de cualquier jornada laboral habitual y normal.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el tiempo de la prestación no se alarga en el tiempo de manera proporcional a la cantidad que se deja de percibir. Los días de paro computan tal y como si se cobrase la totalidad de la prestación correspondiente. Esto quiere decir que trabajar a tiempo parcial y percibir un 25 % de la prestación no prolonga en el tiempo la situación de paro.

Prestación a nivel asistencial

Cuando el parado está percibiendo una prestación a nivel asistencial, las opciones que tiene en base a la duración del contrato son diferentes, aunque no lo es el dinero que cobrará del paro mientras trabaja a tiempo parcial. Esto es, la cuantía que esté cobrando de paro se reducirá en la misma medida que el número de horas en las que se trabaje.

También hay que tener en cuenta el importe del salario. Si dicho importe supera los 481 euros mensuales se podrá suspender el pago del subsidio, ya que se estaría superando el límite de las rentas que se permiten para percibirlo.

En caso de que el contrato sea inferior a 360 días y toque a su fin, se puede solicitar la reanudación del subsidio que se vio interrumpida. Si es superior a estos días, se podría solicitar una nueva prestación contributiva.

¿Qué ocurre con los contratos a tiempo completo?

Cuando una persona cobra un subsidio o una prestación por desempleo y tiene la suerte de que se le presente una oportunidad de trabajar a tiempo completo, debe saber que es incompatible continuar cobrando el paro si realizan dicho trabajo.

Es decir, mientras se esté trabajando a jornada completa por cuenta ajena se interrumpe al 100 % el cobro del paro. No obstante, una vez finalizado el trabajo, siempre y cuando el contrato suscrito con la empresa sea inferior a 360 días, se podrá activar de nuevo la prestación. En cambio, si supera el año será necesario tomar una decisión sobre reanudar la prestación anterior que se dejó de percibir al iniciar este trabajo, o si comenzar una nueva con la nueva cotización acumulada.

Preguntas frecuentes cuando una persona cobra el subsidio y se le presenta una oportunidad de trabajo

¿Se puede compatibilizar el trabajo con el subsidio?

Si se toma la decisión de continuar cobrando ese subsidio mientras se trabaja, hay que tener en cuenta que se va a reducir la cuantía de la prestación en proporción a la jornada laboral. No variará la duración de la prestación a la que se tiene derecho y, si se reanudase tras el contrato, se volvería a cobrar de forma íntegra si es que se sigue teniendo derecho a ella.

Aun así, para tener derecho a esta compatibilización, es necesario cumplir con los requisitos que se exigen a la hora de cobrar el subsidio. Para poder percibirlo, los ingresos no deben superar el 75 % del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) que actualmente está fijado en 900 euros. Quedaría excluida la parte proporcional de las dos pagas extraordinarias, así como mantener el requisito de carencia en cuanto a rentas propias o responsabilidades de familia.

¿Se puede seguir cobrando el subsidio después del contrato?

En los casos en los que el contrato no ha superado los 360 días, es posible. En cambio, si los ha superado, se habrá generado un nuevo derecho a prestación, por lo tanto, no se reanudará el subsidio y será necesario solicitarlo de nuevo.

Entonces, ¿es compatible trabajar a tiempo parcial y cobrar el paro?

Cuando una persona que cobra el paro tiene la posibilidad de iniciar un nuevo trabajo por un período inferior a 360 días, posteriormente a la interrupción del cobro de la prestación por este hecho, podrá reanudarlo. Si el contrato supera este tiempo, de nuevo se abren dos opciones:

  1. Reanudar el cobro del paro que se ha interrumpido por la misma cuantía.
  2. Comenzar el cobro de una nueva prestación. Esta opción puede ser más interesante, ya que el empleo nuevo ha podido generar un derecho a cobro por un mayor tiempo del que restaba de la anterior prestación. En cualquier caso, la recomendación es pedir información y el cálculo de la prestación en la oficina del paro, ya que pueden variar según haya sido la cotización en el empleo que acaba de finalizar.

A pesar de esto, es necesario tomar una decisión cautelosa y meditada, ya que las cotizaciones que se tendrán en cuenta para la prestación por la que no se opte ya no se podrán aplicar en una prestación posterior.

Pero también queda, además de las opciones anteriores tras interrumpir el cobro del paro, la posibilidad de compatibilizar el cobro con el empleo. Hay que recordar una vez más que la cuantía de la prestación se verá reducida proporcionalmente a las horas trabajadas, y que el tiempo al que se tiene derecho de cobro de prestación no se alarga. Al finalizar el contrato, se podrá solicitar la reanudación, si es que se mantiene el derecho a cobro.

La página web www.cerembs.co utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir